Home / Curiosidades / Según la ciencia, el olor a viejita comienza a partir de los 30 años

Según la ciencia, el olor a viejita comienza a partir de los 30 años

Lo que era considerado un mito o un chiste, ahora un grupo de investigadores españoles lo ha comprobado científicamente: el “olor a viejo” realmente existe.

José María Antón, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, explicó a el diario “El País”, que no tiene nada que ver con la suciedad exterior, ni con el sudor ni los fluidos. Según él, “lo causa el 2-nonelal, una molécula que se genera en la piel al oxidarse de forma natural los ácidos grasos de la barrera lipídica”.

De acuerdo a su relato, dicho compuesto tiene tan mal olor que, cuando él y sus compañeros de laboratorio abrieron el frasco que lo contenía, todo “apestaba”. El estudio de los autores españoles no es único en su tipo, pues en 2001 un grupo de investigadores japoneses documentaron ese olor y realizaron diversos estudios sobre el mismo.

También te puede interesar: Rompe su matrimonio de 38 años por joven 23 años menor, pero él solo la quería para conseguir una visa

Antón sostiene que a partir de los 30-40 años, se produce una serie de cambios hormonales que aumentan la producción de 2-nonenal haciendo que el cuerpo huela cada vez peor.

El científico indicó además que dicha emanación no se puede eliminar con una ducha, pues los lípidos no son solubles al agua. Es por ello que ya una empresa japonesa elaboró una fragancia para neutralizar este olor, pero también ya se ha desarrollado jabones y desodorantes para la misma función.

Por otra parte, los investigadores sostienen que para los ancianos es difícil detectar este olor porque, a medida que el cuerpo envejece, también se pierde la capacidad olfativa.

About admin

Check Also

20 hombres que demuestran que el cabello largo los hace ver más atractivos

¿A quién le gustan los chicos de cabello largo? ¡A todas, por supuesto! Y aunque …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.